Por Héctor Torres

Corre el tiempo y Fabio Meza Alfaro, a quien desde diciembre de 2019 le venció el periodo como secretario general, no emite la convocatoria para que los trabajadores de la Sección XXI del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, elijan un nuevo representante.
Los adscritos a esa sección sindical demandan que se haga el relevo porque de parte de Fabio Meza Alfaro, y su comité, no reciben apoyo alguno pese a las sistemáticas violaciones a las Condiciones Generales de Trabajo.
Todo indica que Meza Alfaro ya le agarró cariño al cargo pues lleva ya más de nueve años como Secretario General y parece que quiere seguir probando de esas mieles.
De acuerdo con trabajadores de esa agrupación sindical, Meza Alfaro está saturando la Secretaría de Salud con plazas que otorga el sindicato, la Sección XXI, a los que apoya, pero con la condición de que voten a su favor, de Meza Alfaro, cuando éste se digne emitir la convocatoria correspondiente.
Y es que en diciembre de 2019 se venció su periodo de tres años y mandando incondicionales a la Secretaría de Salud, busca mantenerse otro periodo de tres años para sumar doce años de relax y bien remunerados económicamente.
Meza Alfaro no lleva prisa, él está cómodo, y por lo tanto, pese a que ya pasaron dos meses de que terminó su periodo, y en consecuencia ya debió haber emitido la convocatoria para elegir representantes de la Sección XXI, no lo ha hecho, para qué si él está bien que se jodan los demás.
Está violando estatutos y las Condiciones Generales de Trabajo, pero eso que importa si él está en su zona de confort.
Para los sindicalizados que demandan una elección democrática en la Sección XXI el problema es que Meza Alfaro, y sus incondicionales, no quieren soltar el hueso pues si él lleva ya más de nueve años como secretario general, hay delegados que ya rebasaron, con creces, los diez años.
Se han aburguesado y no defienden los derechos de los trabajadores; hay incumplimiento total de las Condiciones Generales de Trabajo; las Comisiones Mixtas –de Seguridad e Higiene, de Escalafón y de Vestuario- no funcionan, no sirven de nada, más que para los intereses de los dirigentes sindicales.
Y los inconformes indicaron que, por ejemplo, el Escalafón solamente funciona para los familiares de los líderes sindicales, y fue por este motivo que los Químicos se manifestaron hace unos días en la Secretaría de Salud porque llevan años y el Escalafón, para ellos, no existe.
No hay transparencia ni apoyo a los trabajadores en el Comité de Meza Alfaro y, por lo mismo, urge un cambio y tiene que emitirse la convocatoria para el proceso electoral democrático. Ya basta de líderes eternos, ineficientes y opacos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.