En la opacidad se maneja la entrega de predios en comodato que hace el gobierno del estado a particulares e instituciones, pues hay dudas sobre si en verdad se usan para el fin que fueron solicitados o son utilizados para ubicar empresas o tiendas departamentales que nada tienen que ver con lo argumentado para pedirlos.

Esta situación es un engaño, un fraude para el gobierno estatal, sea cual fuere la administración que los otorgó, porque es inadmisible que se entreguen para negocio de particulares, a menos que haya contubernio entre el donante y el receptor.

Fuentes extraoficiales han comentado que son más de 400 bienes inmuebles del gobierno del estado que están en comodato y dentro de estos unos que, presuntamente, recibió Alonso Gómez Sanz, y muchos de ellos están siendo utilizados para fines distintos para los que fueron solicitados.

Lázaro Cárdenas, Morelia, Zamora y otros municipios son en los que predominan los comodatos y los favorecidos con el patrimonio de los michoacanos son organizaciones civiles y particulares.

Datos extraoficiales indican que asociaciones como Vida Abundante; Jubilados y Pensionados José María Morelos A.C.;  la Federación de Profesionistas Michoacanos José María Morelos y Pavón A.C.; la Federación de Colegios y Asociación de Profesionales de Michoacán, A.C., entre otros, han sido favorecidos con comodatos.

Se supone que los terrenos que se entregan en comodato son, fundamentalmente, para asociaciones con fines altruistas o para apoyar a sectores sociales vulnerables, no para hacer negocios particulares, como, parece, ocurre con los que hoy ocupan Sam´s, Coppel y una gasolinera ubicadas en el libramiento, cerca de la Secretaría de Seguridad Pública.

Al parecer esos terrenos los recibió en comodato el empresario Alonso Fabriciano Gómez Sanz y se desconoce, dada la negativa de la Dirección de Patrimonio Estatal para proporcionar información sobre los bienes que se han entregado en comodato, para qué los solicitó.

Sin embargo, en ellos se ubica una gasolinera, propiedad de Alonso Gómez Sanz; la tienda departamental Coppel, con quien Alonso Gómez Sanz mantiene una relación familiar, y Sam´s.

Es indignante la opacidad con la que, en ese asunto, se manejan en la dirección de Patrimonio Estatal y es que al requerirles la información se negaron a proporcionarla y, si no hay nada que ocultar, para qué se ponen el saco, o a quién quieren proteger. La transparencia es un elemento que no tiene por qué estar fuera del léxico del gobierno estatal.

En el Congreso del estado hay voces que se están alzando para clarificar los comodatos, como Mario Armando Mendoza quien señaló la intención de actualizar el padrón del patrimonio estatal, y Ángel Cedillo Hernández, quien manifestó que los bienes inmuebles entregados en comodato serán revisados y aquellos que no están siendo utilizados para el fin que fueron utilizados sean recuperados.

Ejemplos de irregularidad sobre los comodatos son los terrenos entregados a Francois Joly, empresario canadiense que solicitó, en Zitácuaro, un predio para la construcción de un parque industrial, pero al no cumplir eso el Cabildo buscó cancelar el convenio.

Asimismo, el caso de la ex secretaria de finanzas de Michoacán Mirella Guzmán Rosas, a la que acusaron de peculado al firmar, de manera ilegal y por 20 años, un comodato a favor de Adán José Ventura Ortiz.

El terreno, motivo del contrato, está ubicado en el fraccionamiento Manantiales de Morelia, y el favorecido con el comodato lo utilizaba como  estacionamiento público, sin retribuir ningún beneficio a la administración estatal.

La nueva Ley de Patrimonio de Michoacán cuenta ya con un artículo de reversión, para poder recuperar las propiedades que fueron entregadas a organizaciones civiles o particulares y que no han sido utilizadas para el fin original.

Y si ya existe esta opción, por qué Patrimonio Estatal niega la información; qué oculta, a quién busca proteger, acaso a Alonso Fabriciano Gómez Sanz.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.